Actualidad

Conducir dilatado. ¿Está permitido?

  • 02 Octubre 2019
Conducir dilatado. ¿Está permitido? - Dr. J. Martín

En muchas ocasiones, cuando vais al oftalmólogo no sabéis si ir en coche o no, si hay que ir acompañado... sabéis por anteriores visitas, o por amigos o familiares, que es frecuente que os pongan "gotas de dilatar". Hay muchas preguntas y muy variadas que os surgen...

¿Me las pondrán en la primera visita?, ¿son necesarias?, ¿cuánto dura el efecto?, ¿podré trabajar después?, ¿y conducir?, ¿y sobre todo... está permitido? 

¿Para qué sirve la dilatación?

Las "gotas de dilatar" sirven principalmente para que la pupila dilate y no se cierre cuando miramos con la luz de nuestros equipos, permitiéndonos ver el interior del ojo donde está el nervio óptico y la retina (fondo de ojo).

Nuestra decisión sobre utilizarlas o no, depende del motivo de la visita o de los hallazgos durante nuestra exploración. No son necesarias en la gran mayoría de las visitas, dado que para graduar la vista, ver la parte anterior del ojo o la presión intraocular no necesitamos dilatar la pupila. Es más, en la mayoría de las personas, si no hay cataratas o tienen pupilas muy pequeñas, el oftalmólogo es capaz de ver sin dilatar las estructuras más importantes del fondo de ojo, como el nervio óptico o la mácula. 

Así pues, ante la incomodidad para el paciente que supone la dilatación, pocas veces os encontraréis que os estén dilatando sin la posiblidad de posponer la exploración a otro día, para organizaros mejor.

¿Qué molestias voy a tener?

Hay varios tipos de gotas que se utilizan para dilatar, con mayor o menor efecto y duración. Habitualmente se utiliza la tropicamida, que suele durar en el adulto un par de horas.

Aunque la agudeza visual lejana no suele disminuir demasiado, la cercana se ve más afectada, por lo que será más difícil leer o escribir. Importante no tener ningún proyecto o trabajo que realizar después de la visita.

De día, la principal molestia es un constante deslumbramiento, al entrar más luz ambiental en el interior del ojo sin que éste pueda cerrar la pupila para protegerse. Esta situación puede mejorar mediante el uso de gafas de sol. Si es de noche, notaréis sobre todo halos alrededor de las luces y si alguien os deslumbra con los faros de un coche, tardaréis más tiempo en recuperar la visión. 

Entonces, ¿puedo conducir?

Los requerimientos visuales legales en nuestro país para poder conducir de forma no profesional, exigen una visión con los dos ojos de 0,5 (en una escala sobre 1,0); e incluso está permitido si tenemos visión sólo en un ojo, siempre y cuando el resto del campo de visión sea normal, se lleve más de 6 meses en esta situación y se realicen adaptaciones al vehículo. (1)

Así pues, la exigencia visual en la conducción es muy baja, y la dilatación no va a hacer que la capacidad visual de una persona sana pase a estar por debajo de los requerimientos legales mínimos. (2) Por otro lado, en España no existe ninguna prohibición específica por la que no se pueda conducir dilatado.

¿Debería conducir?

Una vez conocida la exigencia legal, valoremos la recomendación médica. Las alteraciones provocadas por la dilatación no afectan demasiado a la visión lejana, pero sí se ve afectada la capacidad de discernir objetos con bajo contraste, que son la mayoría en la carretera, sobretodo en la conducción nocturna. (3) Dicha disminución de la sensibilidad al contraste está relacionada directamente con un aumento del riesgo de sufrir un accidente de tráfico. (4)

Por otro lado, la visión cercana e intermedia sí se ve afectada; es decir, aquellos objetos que se encuentren en los primeros 3 metros no se verán con nitidez. Igualmente, el aumento del tiempo de recuperación ante el deslumbramiento influirá muy negativamente en el caso que el conductor necesite reaccionar ante un evento imprevisto en la carretera.

Todos estos efectos negativos se multiplican de forma exponencial si padecemos alguna enfermedad como las cataratas, glaucoma, diabetes ocular o degeneración macular... por poner algunos ejemplos. 

Por todo ello, en 2016, la DGT redactó un "documento de consenso sobre medicamentos y conducción en España" (5) En ellos, determinan aquellos medicamentos que afectan a la conducción y los catalogan en distintas categorías según su afectación a la capacidad de conducir.

 

Todas las "gotas de dilatar" están en la categoría 3, con afectación muy marcada a la capacidad para conducir y con la advertencia explícita de "no conducir"

La dilatación disminuye de forma importante la capacidad de conducción, por lo que es nuestro deber como profesionales de la visión, recordaros que asumís un riesgo de accidente innecesario si conducís dilatados.

Por favor, si sabéis que os van a dilatar, id a la consulta acompañados o en transporte público. Esperad entre 2 y 4 horas a volver a conducir. Y recordad, muy probablemente el oftalmólogo pueda dejar para otro día la dilatación si no os habéis podido organizar.

Referencias bibliográficas

1. Potamitis T, Slade SV, Fitt A et al. The effect of pupil dilation with tropicamide on vision and driving simulator performance. Eye 2000;14:302-306.

2. Ball K, Owsley C, Sloane ME. Visual attention problems as a predictor of vehicle crashes in older drivers. Invest Opththalmol Vis Sci 1993;34:3110-23.

3. BOE-A-2010-13946. https://www.boe.es/eli/es/o/2010/09/03/pre2356

4. Siderov JMehta DVirk R. The legal requirement for driving in the United Kingdom is met following pupil dilatation. 

5. http://www.dgt.es/es/seguridad-vial/investigacion/estudios-informes/


Actualidad

img
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.